4 meses

Increíble que hace 4 meses llegó la nena a nuestras vidas. El tiempo pasa rápido y uno no se da cuenta. En esos 4 meses vinieron y se regresaron mis suegros, y más adelante, le tocó a mi madre. En ese tiempo la nena ha crecido un montón, y cada día está más viva y despierta. Esto de ser padre es un sin parar desde el momento en que nace, pero tiene sus recompensas intangibles que superan cualquier “sacrificio”. Verla sonreir y darte cuenta como cada día está más despierta, atenta, lista, y saber que te reconoce es una satisfacción que no tiene precio.

En fin, 4 meses que ha cumplido la nena, hace ya casi 2 semanas, pero igual feliz cumplemes a la tal Diana

El precio de la nostalgia

Eso de ser extranjero no siempre es fácil. Hay muchas cosas que uno echa de menos de su terruño. Ayer se hicieron 6 años desde que me bajé del avión, llegando al país que sería mi nuevo hogar. Este tiempo que he vivido aquí ha sido genial.

Sin embargo, volviendo al tema de la nostalgia, hay cosas que pegan. Una de ellas, y creo que es la que más afecta al inmigrante, es la comida. Si, eso que en nuestro país de origen dábamos por sentando, los sabores y olores tan típicos y tradicionales, se vuelven un objeto lejano y anhelado en tu nuevo hogar. Hay alternativas y sucedáneos, pero nada como lo “original”.

Continuar leyendo “El precio de la nostalgia”

Barcelona – La ciudad de Gaudí

Recién llego de mi visita de 4 días a Barcelona con motivo de Visitar a Frank y Anna, conocer la ciudad y asistir al concierto de inicio de gira de U2 y regreso enamorado de una Urbe llena de contrastes y colores

Salimos de Alicante el viernes 26 de mayo en el último vuelo de con dirección a Barcelona, a las 10:45, y una hora después estaba esperándonos Frank en el Aeropuerto. Fue genial encontrarnos luego de tanto tiempo, y comprobar que un pana de toda la viva está viviendo muy bien.

En fin, una hora luego de viaje en bus estábamos en su casa, para cenar unas deliciosas arepas y ponernos al día acerca de todo.

Continuar leyendo “Barcelona – La ciudad de Gaudí”

Viaje Express

Lo bueno de vivir ahora aquí en Europa es que existe un concepto llamado “Aerolíneas Low cost” o de Descuento. Hace poco hablaba con un pana que vive en EEUU y se quejaba como es muy difícil viajar allá, incluso dentro del territorio, que un pasaje de 400 millas le cuesta por lo menos unos 500$, y que no puede viajar a ver a sus padres con la frecuencia que él quisiera

Afortunadamente, aquí, según leí, a mediados o finales de los 90, no se la fecha exacta, muchas aerolíneas pequeñas comenzaron a “eliminar” las “comodidades” o “lujos” de sus aviones y vuelos, en aras de reducir los costos. Limitaciones en el equipaje a 20 Kg, asientos no reclinables, sin película en el vuelo, refrigerios pagos, hacen que pueda viajar de un país a otro por un módico precio de hasta 1 €.

Si, así como lo leen, 1 €. ¿Increíble no? Sale en ocasiones inclusive más barato que un viaje en bus o en trenes…

En fin, a finales del año pasado pillé una buena oferta para viajar en enero, así que compré un par de pasajes ida y vuelta para Ari y para mi para Londres, y el día de Reyes, 6 de enero, nos estábamos embarcando en alicante en un vuelo directo a la tierra de Su Majestad Real y los Beattles.

¿Qué les puedo decir? Bueno, es mi segunda visita, la primera fue en 2005, y cada vez que vuelvo, me enamoro más de esa Nación. De hecho cuando la conocí por primera vez se convirtió en mi lugar ideal para vivir, y aún lo sigue siendo, en su momento me alborotó a millón las ganas de migrar, y bueno, aunque no llegué allí, eme aquí hoy día. Todo es increíblemente organizado, cómodo, puntual, en fin, todo funciona. Es una ciudad cosmopolita al extremo, con gente de cualquier nacionalidad por doquier, y con una cantidad increíble de monumentos y atractivos turísticos para enamorar a cualquiera. En fin, la ciudad ideal

Pues nada, volviendo al tema, En este pequeño viaje (sólo estuvimos del 6 al 8) recorrimos algunos atractivos de la ciudad, y tomamos un tour hacia Windsor, stonhenge y Oxford. Y si, se que faltó muchísimo, pero tres días ( o dos y medio, es poco para todo lo que la ciudad tiene que ofrecer, pero bueno, la idea es volver luego cuando el clima sea mejor ). En resumen, esto fue lo que pasó

Continuar leyendo “Viaje Express”