Seguimos rodando

Hace ya dos semanas que pillé la bici. No he salido con la frecuencia con la que lo debería haber hecho. Debo confesar que los primeros días me deprimió sobremanera el darme cuenta de lo jodío que estaba físicamente, por culpa de años de desidia personal, y eso me quitó el impulso.

Dos cosas me jodían: 1.- El sillín. Mi culo sufría horrores al salir con la bici. 2.- Se me hacía muy  duro conducirla, vamos, me costaba seguir incluso en plano.

Lo del culo lo arreglé comprando unos culottes, que me recomendaron en el trabajo que los pillara, que era necesario, y de verdad, hacen una diferencia brutal. Lo segundo, encontré el problema la semana pasada. Me di cuenta que las ruedas no estaban lo infladas que deberían haber estado. Rodando en una superficie relativamente lisa, en una acera, el sonido me alertó, y cuando me di cuenta vi que eso seguro era un problema. Me pillé una bomba, las inflé a la máxima capacidad que permiten esas ruedas y ya fue otra historia.

Ya no era sufrimiento rodar incluso en plano, era incluso divertido otra vez. Ya no es tan jodío salir. Ayer hice 8 kms, que sonará poco, pero para mi es muchísimo. Por primera vez cogí la ciclovía de colmenar viejo, y prentendo seguir cogiéndola. Poco a poco espero seguir cogiendo fondo para cada vez hacer distancias mayores.

Ahora debo ajustar la cadena. Ayer se salió y creo que algunas marchas no entran del todo bien. Es tema de encontrar el punto justo y adecuado para mi.

Deja un comentario