De regreso, por un rato

Exactamente un año y medio después de mi última entrada escribo algo. Espero que no pase otra vez un año y medio para volver a postear. En fin

No es fácil irte de tu país a vivir a otro lado, y uno pensaría que volver es fácil, pero no lo es si a ese lugar al que vuelves es a Venezuela.

Ya hace más de tres años que migré de Venezuela para España, y había visitado una vez el país en las navidades de diciembre de 2009 a 2010. Ahora he vuelto, esta vez por trabajo, pero se aprovecha la oportunidad para visitar a la familia que creo es lo único que me ata al país aún, y debo decir que honestamente no ha sido fácil volver.

Me explico, por motivos de trabajo me ha tocado volver al país a Certificar una aplicación corporativa que se está implantando en varios bancos de la región y como soy Venezolano, pues cuando tocó el momento era natural que saliera elegido, aunque por poco no vengo, eso es otra historia. Total que me toca venir, con gastos pagos un mes a hacer la prueba de certificación de la herramienta, y yo con alegría me dispongo a pasar un tiempito aquí.

Ya desde el momento en que me monto en el avión la cosa se ve mal. Es que cada vez me convenzo más que el principal problema de Venezuela son los venezolanos. En el avión, la gente parece que nunca hubiese tomado “whisky” gratis, porque algunos hasta antes de despega ya se habían pegado 4 tragos, en la cabina un escándalo, un celular con reguetón, otro baboseándose a la azafata con el típico “mami, y para mi no me das más nada?” sin caer en cuenta que en Business todo está incluido, pero es esa gula por lo “gratis que da pena ajena”.

En fin, luego de un vuelo increíblemente incómodo por culpa de la aerolína, Air Europa, llego a Maiquetía y el choque de realidad es horrible. No entraré en detalles porque creo que ya todos sabemos de que va la cosa: Militares mal encarados que amedrentan a la gente, funcionarios de inmigración atorrantes, colas aunque seas Venezolano, 1 hora para recoger el equipaje, en fin. Afuera, nada más salir, los Zamuros preguntándote si vendes euros o dólares.

En fin, que el hecho de uno entrar ya tiene en la frente la estampa de “extranjero o turista tonto” al que todos tienen que explotar

En fin, he visto a la familia y he pasado buenos momentos. Sólo por eso ha valido la pena el viaje. Me alegró muchísimo ver a mis abuelos, y me entristeció mucho más no ver a mi tío Franco, a poco más de un año de su muerte. Las cosas qe uno tiene que asumir cuando emigra. Pasar luego otro fin con mis suegros ha sido chévere también. Ver a mi madre y a mi hermana ha sido priceless, porque a pesar de todo mi familia es esa y es lo que más valoro en este mundo junto a mi esposa.

En fin, alegrías a parte, ya a la segunda semana las ganas de irme no eran normales. ¿Porqué? Empecemos por lo CAAAAAROOO que está todo… he dicho que las cosas están caras? pues si! Carísimas! me sorprende lo caro de todo, y como se lo clavan al consumidor. De pana no se como la gente hace para sobrevivir, porque de pana es eso, sobrevivir, luego la calle, la gente, los malandros, la inseguridad, ya estaba acostumbrado a vivir en comodidad y seguridad y ahora esa zozobra con la que se anda en la calle no es vida.  Nada sirve, las calles hechas un asco. Pensaba que al menos encontraría las cosas igual, pero es cada vez todo está peor, incluído el desabastecimiento y demáses.

En resumidas cuentas, esto ha sido sólo hotel-trabajo-familia y más nada, porque ni pa’la playa provoca ir con lo grave que está todo. Estar aquí me hace sentir pena por lo que han hecho con mi lindo país y me hace sentir afortunado de poder tener a mi familia y criar a mis futuros hijos en un lugar seguro, porque lo que comento, la sensación de sentirse seguro, valga la redundancia, no tiene precio, y aunque echo de menos muchas cosas, ya mi hogar está al otro lado del charco y extraño mi hogar, porque el hogar al final es eso no? el lugar donde estás a gusto con tu familia.

En fin, no salió lo que pensaba escribir pero algo tenía que poner luego de un año y medio sin postear.

 

 

 

Deja un comentario