El juzgar a la gente

Siempre me he preguntado si en mi caso esto será una maldición o una bendición, algo positivo o negativo, y es esa tendencia que tengo a evaluar a la gente a la primera impresión, hacer un análisis completo de la misma y formarme una primera impresión de ella que influencia indudablemente el resto de mi interacción con ella

El asunto está en que cuando conozco person to person a alguien, inmediatamente empieza a funcionar ese otro sentido que pareciera tener y de antemano comienzo a analizar a la susodicha persona, y de una digo mi típica frase: Esta persona tiene algo, no se que, no me inspira confianza, o por el contrario, Está ok, No hay rollo. Y de allíeso define mi trato

No se si mi trabajo de tanto tiempo en consultoría afinaron este sentido (que desde que tengo memoria lo tengo) al interactuar con tanta gente y comprender muchas cosas, tan variadas como el lenguaje corporal, el rostro, la escritura, un grupo de factores que me hacen analizar a la persona para saber si es honesta, oculta algo, es sincera, tiene otras intenciones, que se yo, algo rao,  o quizás sea como dicen en mi tierra, que es porque tengo “ciertas facultades no explotadas”, yo me inclino a creer que leo muchos pequeños detalles y mi cerebro en conjunto sabe que significan. Me voy más con esta teoría porque cuando vi Comportamiento Organizacional en el postgrado aprendí muchísimo del comportamiento humano, en especial luego de leer el libro del curso, así que quizás con un poco de esfuerzo no sea tan complejo descifrar un poco a la gente.

Como venía diciendo, el tiempo casi siempre me da la razón. Hace poco supe de la situación de un alto pana en donde le hicieron una bien fea en el trabajo, y da la casualidad que conozco al jefe, y ciertamente esa persona desde que la conocí sabía que era una plasta en su máxima expresión, que no era de confiar, que simplemente no era honesta, y lo último que le pasó al pana es la prueba de ello.

Pocas veces me he equivocado, y estado agradecido de equivocarme en esas ocasiones porque a veces he juzgado mal y resulta que dicha persona es realmente especial, más sin embargo, sigo haciéndole caso a este sentido “esotérico” ya que me ha ayudado muchísimo durante toda mi vida como profesional y a nivel personal, por aquello que dicen de que “el cuerpo sabe”

2 pensamientos sobre “El juzgar a la gente”

  1. Me consta que tu no te pelas con las primeras impresiones y más temprano que tarde, tu sentido arácnido te da la razón.
    Mira que se el por qué de este tema y a ti esa persona nunca te gustó.

Deja un comentario