Tres meses y aún no soy de aquí, peeeero

Efectivamente, en dos días serán ya tres meses desde que llegué a España a iniciar una nueva vida. El tiempo se ha pasado realmente rápido, Mi esposa hace 4 días se regresó a Venezuela a sacar su visado de estudiantes y regresa en 6 semanas, un tiempito que si bien se parece largo, pasará rápido, porque honestamente estros tres meses no los vi pasar.

Esto es un rana bien largo, así que lean a su  propio riesgo XD

Son muchas las cosas de las que tengo que hablar, que tengo que contar, pero bueno, no lo he hecho aún, aunque sin embargo, aprovechando el rato que tengo libre, lo haré

Adaptarse ha sido fácil, no ha sido tan traumático ni problemático como pensé en un principio que podría serlo. Quizás por aquello de que Venezuela fue conquistada por España, y es la Madre Patria, y allí están nuestras raíces, me siento bastante cómodo aquí, no me siento del todo en casa (para ello tendría que conseguir quesito de mano, diablitos y cachapas) pero es agradable vivir aquí

Llegué a Madrid y luego me Instalé en la que será mi ciudad por algunos años por como se pintan las cosas, Alicante, y luego de conseguir un piso de lo más nice y cómodo en el centro, comenzamos nuestro día a día, y comencé a ver los contrastes.

En primer lugar la gente. En mi país la gente tiende a decir que los españoles son antipáticos, malagente, peseteros, huelen mal, y pare usted de contar. Nada más lejos de la verdad. Quizás sea porque tuve amigos descendientes de españoles desde mi infancia, uno de mis mejores profesores en la universidad era español, y por el prolongado contacto que tuve con españoles en mi trabajo en la banca en Venezuela, que ya estaba o acostumbrado o los conocía mejor. No voy a decir que todos son gente “bella” en cuanto a trato, te consigues unos cuantos vómitos de perro como en todos lados, pero en general, me he encontrado a un pueblo muy cálido, amable, receptivo y comprensivo.

En mi estancia en Madrid, el trato a nosotros fue bastante amable en general, y la gente que tiene trato con el público en general es muy educada, o tiene lo que considero, cultura de servicio. Te tratan bien, no te atosigan, y saben de lo que venden en general. La fuerza de policía me parece que trata muy bien tanto al ciudadano como al turista. El domingo presencié desde el balcón de mi casa un accidente bien feo en la esquina, un carro se llevó por el medio a una moto y el pobre motorizado quedó bien golpeado unos 10 metros más adelante. La policía no tardó mucho en llegar, 10 minutos, y luego de darle las primeras atenciones al chico, enseguida llamaron a los servicios de emergencia. Me asombró que en menos de 5 minutos ya habían dos ambulancias y los bomberos en la zona atendiendo al joven. Los bomberos por su parte, tomaron la motocicleta y limpiaron la calle de restos de combustible. Jamás he visto que hagan eso, lamentablemente, allá en Venezuela. La gente además, el peatón, se portó muy bien con el joven, le atendieron y le confortaron en ese momento tan crítico. Lo importante, la cultura pienso yo, observé como la gente recogió todas las cosas del joven, las guardaron en su maletín y se lo entregaron al policía, el cual lo mantuvo consigo todo el tiempo y luego lo metió en la ambulancia con el joven.

Los chóferes de los autobuses, que tomo con bastante frecuencia, en su mayoría son bastante educados, y están pendientes de su pasajero, si necesitas alguna dirección o ayuda, te la da y te indica en que parada te puedes quedar. Salvo un incidente con uno que parece iba amargado u obstinado, todos se portan bastante bien. Y aquí si le doy la razón a Enki en algo que hablábamos, este servicio se vale la pena. Los autobuses están muy bien, son todos iguales, con aire acondicionado, se paran sólo en sus paradas, cumplen su horario. El chofer se preocupa es sólo de recorrer su ruta y sólo se detiene en las paradas. Claro, el bus, así como el tranvía, son servicios administrados por la legislación local, en este caso el Ayuntamiento de Alicante, y está subcontratado a una empresa de servicios. Lo que he visto en toda Europa que funciona en realidad.

Con respecto a la gente, algunos son bastante maleducados, en especial donde vivo, ni los buenos días dan y lo ven a uno como gallina que mira sal, pero creo que la amargura en su caso es congénita, con el resto de la gente, al menos aquí en Alicante, me he conseguido a un pueble bastante alegre, conversador, bromista y que hace lo mismo que hacemos todos, quejarnos del gobierno y de la crisis , aunque la crisis de aquí parece el paraíso para mi, comparado al sitio del cual vengo.

Con respecto a lo que se decía en mi país del olor, gracias al cielo eso o era una leyenda urbana o era el pasado, porque la gente es tan limpia como lo somos en Venezuela, salvo algunas personas mayores, u algunos indigentes (vamos, esto tampoco se salva de la indigencia, aunque en menor medida), algunas etnias, o algunos turistas bastante sajones que abundan bastante aquí en el verano, la gente es bastante pulcra. Esa historia es pasada, lo mismo que lo de los sobacos.

Y hablando de turistas y verano, la vestimenta aquí es radicalmente diferente a la de Venezuela. Todo el mundo anda en chancletas, choricitos, bermudas, franelitas, sin franela en ocasiones, y lentes. En especial las chicas unos chorcitos mínimos que dejan media nalga al aire, o.O y blusitas que no dejan nada a la imaginación. En mi tierra tendrías detrás 30 sádico Pérez diciéndoles 500 cosas, como dirían por allí, por eso es que las matan, aunque aquí es de lo más normal, me imagino que por el calor del verano, además de que siendo esto zona de veraneo con el Mediterráneo como mar, la gente anda acalorada. Como digo, muchas veces van los tipo en mitad de la calle sin camisa y las chicas, y las no tan chicas también o.O en bikini por allí, hasta dentro del supermercado, como si nada.

Y hablando de compras y mercados, esta ciudad, así como España en general es lo mejor para comprar, bueno, no tanto como lo baratas que son las cosas en EEUU, pero igual, en esta época están las rebajas del verano, que durante julio y agosto todo queda rebajado de precio, la mayoría de las tiendas, en especial ropa, rebajan todo, incluso las cadenas como el Corte Inglés. Las rebajas son brutales, pudiendo llegar al 70% u 80% en algunos casos, es como dicen aquí, alucinante. En Venezuela hace años que no se sabe que es una rebaja, y las de enero casi han desaparecido, además de que tal como conversaba con Ari, rebaja significa allá algo defectuoso. Además, las políticas de devoluciones son geniales. Si compraste algo y no te gustó o no te sirve, no era lo que necesitabas, lo puedes devolver sin rollo, o cambiarlo por otro, no questions asked! Que no es genial?

Y la tan llamada crisis española? Bueno, tengo tres meses aquí, así que como todo es nuevo, en realidad no la he sentido, pero al parecer si está un poco fuerte, en especial en el tema de la vivienda. Yo veré que hago que me convenga más y por ahora, hacer como mi pana Marco me contó, vivir y gastar a la europea, es decir, con conciencia del dinero que se tiene y se gasta.

Bueno, luego que tenga cosas nuevas de que hablar lo hago, este post va sin fotos, me da lala

PD – Se que las seis semanas se pasarán rapidito, así que no problem

Un pensamiento sobre “Tres meses y aún no soy de aquí, peeeero”

  1. Cariño, otro producto de tus horas muertas en la oficina?
    Espero que la gente se reintegre pronto de las vacaciones para que no te fastidies tanto.
    Y si, 3 meses no parecen ser nada y a nosotros se nos pasaron volando, aunque igual sentimos que hemos vivido un siglo entre las cosas que han pasado desde que nos casamos.

    6 semanas, amor… ya casi se va la primera 😉

    :-*

Deja un comentario