España – Hemos llegado

Luego de muchos papeleos, muchas preparaciones, largas y tristes despedidas, otras más alegres con mucha comida y bebida, arreglar trámites, pasar mucho stress, dejar muchas cosas pendientes y preparar la partida, finalmente llegó el día, hace dos días fue que partimos de Venezuela.

Algunas cosas quedan pendientes, pero el paso ya está hecho. El 29 de mayo, amaneció y fuimos corriendo al banco a sacar los euros del avance de efectivo para viajeros, 500 euritos, odio a Cadivi, te odio con toda mi alma, menos mal poco a poco escapo de tus garras. Fue una mañana llena de stress, aún quedaban cosas por hacer en la casa y debíamos bajar al aeropuerto a las 12 del mediodía. El trámite en el banco duró mucho más de lo esperado, y sólo hablando con algunos amigos que trabajaron conmigo en ese banco, y aún trabajan allí pude agilizar la cosa. Total es que salimos a media mañana y la cola en el centro era infernal, aún faltaba por hacer una maleta y bajar las cosas de la computadora de la casa que tenía que llevarme conmigo, por lo que al llegar a la casa la corredera fue extrema.

Es interesante como se inverten los papeles en ocasiones. En esa mañana yo era el estresado que no sabía por donde arrancar, así que Ari tomó el control y armó esa maleta con todo lo que faltaba. Yo mientras terminando lo que me pudiese quedar pendiente, y a las 12:15 estábamos listos, increíble.

Ahora puede reflexionar sobre algo que había dejado de lado y lado y que fue lo que me pegó un poco al final, yo siempre he sido muy fuerte para muchas cosas, y desde un principio había asumido este viaje con la mayor emoción que me era posible, pero al momento de despedirme de las niñas, mis perras, se me arrugó el corazón, Mara y Leia, que han estado conmigo desde hace 10 y 9 años respectivamente. Me harán bastante falta, el amor que una mascota te da es incondicional, no juzga y siempre está allí esperando sólo un poquito de cariño de tu parte. Espero que a ellas no les pegue mi ausencia tanto como la de ellas me ha pegado a mi.

Así pues, a las 12:30 estábamos camino al aeropuerto y a la una estábamos ya en el terminal internacional, donde nos esperaban mi suegrita Carmen y mi cuñada Anny, que vinieron desde su casa en Lechería a despedir a Arianne. El saludo fue rápido, fuimos corriendo al counter de Air France a Confirmar el pasaje y que nos dieran los boarding passes, luego corriendo a pagar la tasa aeroportuaria y finalmente, a inmigración.

Lamentablemente la despedida hubo de ser corta, no nos dio chance de mucho, porque cuando salimos del counter de Air France ya eran las 2:50 pm.

Así pues, llegó la hora de la despedida final. Un hasta luego por un tiempito a mi hermana y a mi mamá, que hasta ese momento se había mantenido increíblemente firme. En ese momento dejó ver ese amor que sienten todas las madres por sus hijos, y por ello le estaré eternamente agradecido, porque ella solita, sin ayuda de casi nadie, hizo de mi y de mi hermana las personas de bien que hoy somos, por enseñarme a ser honesto antes que nada, a valorar el trabajo, a respetar a los demás, a exigir respeto, y muchas otras valores que mantengo siempre allí, pero por sobre todo, por estar para mi siempre con ese cariño enorme

Luego, inmigración… JODER!!! si ya estoy hablando castizo, pero desde allí me salía. Una muestra más de tercermundismo, las colas de inmigración no eran normales y además, eran lentos. LENTOS! La cola casi no se movía. Para que entiendan, mi vuelo salía a las 4 de la tarde, entré en la cola, como con 30 personas adelante de mi y salí de inmigración a las 4:05 de la tarde!!! Eso es más de dos minutos por persona! Que tan inútiles pueden ser para tardar más de dos minutos para sellar un pasaporte? Dios! Esta gente es realmente retrógrada. Allí teníamos varias teorías, o hacerle la vida imposible a la gente, o estaban en operación morrocoy o simplemente eran ineptos, me voy por la primera o la segunda

Luego entramos y el segundo shock! Uno de los “aeromozos” de air france, atorrante como el sólo nos encuentra en el camino y nos apura al avión, nos pregunta los nombres y cuando Arianne le dice el suyo, dice algo como “Oh Cabello!, la estábamos llamando desde hace un rato por los parlantes.. hay un problema con su equipaje y la guardia!” y nosotros en shock… de lo último, lo peor del caso es que nunca la habían llamado.

Total es que me toca subirme sólo al avión mientras Arianne tiene que bajar a revisar una de las maletas que estaba a su nombre con uno de los guardias. El problema era que en ella estaban todos mis manuales técnicos, por lo tanto, en los scaners de rayos X no salía nada de lo que había, sólo una sombra negra y querían verla! Joder! Eso tardó como 2o minutos y yo arriba en el avión chorreado. Total que al final Arianne sube y al ratico nos vamos. El susto, el mal rato y la arrechera son los últimos recuerdos que nos llevamos de nuestro país, lindo y bello eh?

En fin, luego de 9 incómodas largas horas de vuelo a bordo de un Boeing 747, llegamos a Charles de Gaulle 2, y tomamos la conexión a Madrid. Tras una hora y media de vuelo en un avión mucho más cómodo, a pesar de ser más pequeño (Definitivamente Airbus se pega a Boing, lo mantengo),  llegamos a nuestro destino. Allí el Señor Carlos, gerente de logística de la empresa con la que estaré trabajando nos estaba esperando, aún tras una hora y media de retraso del vuelo.  Su cara fue un poema al ver la cantidad de maletas que traíamos, y su pregunta  “Joder se han traído todo”, a la que respondimos “No, es poco, es sólo una selección”.

Total que al rato llegamos al hotel, dejamos las cosas allí, Ari se quedó descansando y fuimos a conocer las oficinas de la empresa y a conocer al personal de la misma. Gente muy agradable y atenta. No dio tiempo de hacer los trámites del día, que eran inscribirme en la seguridad social y presentarme en la policía, así que sólo les dio tiempo de entregarme el celular con tarifa corporativa, un nokia 6120 que no está nada maloso.

De esta manera, terminó el viernes, salimos a dar una vuelta a comer y a dormir. Aún impacta ver, aunque lo he escuchado hasta el cansancio, como son las 10 de la noche aquí y sigue siendo de día, eso descompone el horario

La idea para el día de hoy era salir a conocer la ciudad y hacer turismo, pero naa, el cansancio era demasiado, dormismos hasta las 4 de la tarde, por lo que sólo pudimos salir a dar una vuelta más larga, conocer un poco más de la zona de Alcalá, cenar, tapear un rato y regresarnos, mañana, si recorreremos un poco más

En resumen, esa ha sido nuestra jornada desde hace dos días. En este momento son las 2:53 am del 1ro de junio y aún sufrimos los efectos del jet lag del que esperamos recuperarnos pronto.

2 pensamientos sobre “España – Hemos llegado”

  1. Coooo! llegaron a Madrid! y yo cruzando los dedos por que cayeran en la isla de LOST, asi me pasaban Spoilers, suiena ilogico pero se que esa isla esta por ahi, lo se, y me voy a estrellar ahi algun dia.

    Anyhow, que la pasen muy bien, suerte con todo, espero que se acomoden en Alicante pronto para que tengan internet fija jode’!

Deja un comentario