Seguimos rodando

Hace ya dos semanas que pillé la bici. No he salido con la frecuencia con la que lo debería haber hecho. Debo confesar que los primeros días me deprimió sobremanera el darme cuenta de lo jodío que estaba físicamente, por culpa de años de desidia personal, y eso me quitó el impulso.

Dos cosas me jodían: 1.- El sillín. Mi culo sufría horrores al salir con la bici. 2.- Se me hacía muy  duro conducirla, vamos, me costaba seguir incluso en plano.

Lo del culo lo arreglé comprando unos culottes, que me recomendaron en el trabajo que los pillara, que era necesario, y de verdad, hacen una diferencia brutal. Lo segundo, encontré el problema la semana pasada. Me di cuenta que las ruedas no estaban lo infladas que deberían haber estado. Rodando en una superficie relativamente lisa, en una acera, el sonido me alertó, y cuando me di cuenta vi que eso seguro era un problema. Me pillé una bomba, las inflé a la máxima capacidad que permiten esas ruedas y ya fue otra historia.

Ya no era sufrimiento rodar incluso en plano, era incluso divertido otra vez. Ya no es tan jodío salir. Ayer hice 8 kms, que sonará poco, pero para mi es muchísimo. Por primera vez cogí la ciclovía de colmenar viejo, y prentendo seguir cogiéndola. Poco a poco espero seguir cogiendo fondo para cada vez hacer distancias mayores.

Ahora debo ajustar la cadena. Ayer se salió y creo que algunas marchas no entran del todo bien. Es tema de encontrar el punto justo y adecuado para mi.

Comienzos

Cualquier nuevo comienzo es difícil. De ello doy fe en esta última semana.  Tengo 38 años, y es obvio que no me estoy haciendo cada día más joven. Todo lo contrario.

Desde que me vine a vivir a España, por una razón u otra abandoné completamente cualquier actividad deportiva. Si bien cuando vivía en alicante seguía asistiendo a un gimnasio, una vez me vine a Madrid en 2010, dejé de hacer cualquier actividad deportiva. Y la verdad, no tengo excusa. Si bien la vida sedentaria de la oficina pasa factura, uno se puede y debe obligar y abrir el tiempo para hacerlo.

Sigue leyendo Comienzos

4 meses

Increíble que hace 4 meses llegó la nena a nuestras vidas. El tiempo pasa rápido y uno no se da cuenta. En esos 4 meses vinieron y se regresaron mis suegros, y más adelante, le tocó a mi madre. En ese tiempo la nena ha crecido un montón, y cada día está más viva y despierta. Esto de ser padre es un sin parar desde el momento en que nace, pero tiene sus recompensas intangibles que superan cualquier “sacrificio”. Verla sonreir y darte cuenta como cada día está más despierta, atenta, lista, y saber que te reconoce es una satisfacción que no tiene precio.

En fin, 4 meses que ha cumplido la nena, hace ya casi 2 semanas, pero igual feliz cumplemes a la tal Diana

Los veganos

Desde hace tiempo tenía pendiente comentar acerca de esta secta, porque para mi eso es lo que son, por la forma de comportarse.

En primer lugar, definamos vegano. No es un extraterrestre venido del sistema Vega, en la constelación de Lyra, ni de un individuo oriundo de las Vegas. Hablo de aquellos veganos que tienen una filosofía de vida, en la que los animales les dan alergia. Bueno, no exactamente, pero así parece. Sigue leyendo Los veganos

Café – Mi nuevo mejor amigo

Antes de empezar a trabajar no bebía café. No porque no me gustase, que en realidad me agradaba poco, sino porque no me provocaba. En mi casa no lo preparaban, y no sentía la necesidad. Posteriormente cuando empecé a trabajar hace un montón de años, me volví un bebedor de café social. Es decir, el cafecito para el break de mañana y tarde para hablar un rato. Y el de la comida. Llegué a beber hasta tres tazas enormes al día. Sigue leyendo Café – Mi nuevo mejor amigo